ELIGE CUÁLES BATALLAS PELEAR

ELIGE CUÁLES BATALLAS PELEAR

Y bueno así no más fue, un llamado para pedir permiso “al menos” para ponerse un aro en la oreja. Cuando mi hijo de 15 años me llamó pasaron varias cosas por mi cabecilla, entre ellas; ¿y si se le infecta?, ¿y si cree que ahora va a poder hacer cualquier cosa porque le doy permiso? ¿y si es mal ejemplo para sus hermanos más pequeños? Y etc  etc etc etc .

Finalmente, en cosa de segundos, me llegó la lucidez o al menos eso creo yo. Le dije que sí.

Le dije que, aunque no estaba de acuerdo con que se pusiera un aro en la oreja, si él quería podía ponérselo.

¿Y por qué dije esa estupidez?

Bueno porque durante esos minisegundos en que pensaba en todas las razones para decirle que no. También pensé en todas las razones para decirle que sí. Y en realidad me base en una fundamental y que es el ahorro de energía. Si. El ahorro de energía para futuras batallas mucho más importantes, como, por ejemplo; sexo, alcohol, marihuana, otras drogas, universidad etc etc etc.

¿Entonces que era un simple aro en la oreja, que no le hace daño a nadie, frente a tantas duras batallas que me quedaban por venir? Nada, la verdad nada. Solo una parte importante del proceso de formar su identidad, su imagen y que me parece importante como papás a veces entender, empatizar, ponernos en el lugar de ellos, de lo que están viviendo. De las ganas que tienen de encajar, de pertenecer, de sentirse alguien. Y no juzguemos de buenas a primeras sus decisiones solo porque no nos parecen bonitas, cómodas o comunes.

Que las batallas que peleemos con nuestros hijos valgan la pena y que ojalá cada una deje un aprendizaje en ellos. Y que si no son lo suficientemente importantes guardemos esa energía para las que si la necesitarán.

 

Share

Psicóloga y Coach InfantoJuvenil, especialista en adolescentes, cuyo objetivo es ayudar a padres de adolescentes entregándoles herramientas prácticas para poder desarrollar una conexión cercana y de confianza con su hijo/a permitiéndoles entregar así lo mejor como padres durante la crianza de sus hijos, formando adultos felices, capaces de lograr sus propósitos y que finalmente sean un real aporte a la sociedad!!

Artículos recomendados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

close